Una de las leyes espirituales más poderosas que hay, es la de la siembra y la cosecha. Este principio nos enseña que el tipo de semilla que siembras determina el tipo de cosecha que obtienes. Lee el octavo día con nosotros y puedes dejar tus comentarios aquí: